Previous Page  8 / 32 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 8 / 32 Next Page
Page Background

V I VE

bien

DIRECTORA INTERNACIONAL

DE EDUCACIÓN Y

FORMACIÓN NUTRICIONAL

NOMBRE

SUSAN BOWERMAN

PERFIL DE

LA EXPERTA

* El agua contribuye a la regulación normal de la temperatura corporal y a mantener las funciones físicas y cognitivas normales.

El efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de al menos 2,0 L de agua al día, procedente de cualquier fuente.

DATOS IMPORTANTES SOBRE EL AGUA

La mayoría de la gente necesita

entre 8 y 12 vasos de líquido al día

(alrededor de 2-3 litros). Naturalmente,

las necesidades varían en función de

la edad, el sexo y el nivel de actividad.

Pero, en general, por cada 25 kilos de

peso corporal, necesitamos alrededor

de un litro de agua al día. Para la

mayoría de la gente, esto encaja con

la archiconocida recomendación de

beber al menos 8 vasos al día.

¿SABES POR QUÉ

ES TAN IMPORTANTE

HIDRATARSE BIEN?

Alrededor del 60-70%

del cuerpo humano está

compuesto de agua, por

lo que podemos decir

que el agua es vital para

la supervivencia. Regula

la temperatura corporal,

participa en la digestión y

excreción, contribuye a las

funciones cognitivas y al

rendimiento físico*, ¡entre

otras muchas funciones!

Beber líquidos con las comidas está bien: el agua no

diluye los jugos digestivos ni dificulta la digestión en

absoluto. En realidad no importa cuándo tomemos

agua, siempre y cuando tomemos toda la que

necesitamos en el transcurso del día.

Las frutas y verduras

pueden cubrir al

menos un 20% de

la cantidad de agua

que necesitamos.

Los alimentos ricos en

agua contribuyen en

gran medida a satisfacer

nuestras necesidades

de líquidos. Si tus

comidas incluyen

mucha fruta y verdura,

beber líquidos con las

comidas, es probable

que satisfagas tus

necesidades de agua.

Una comida que incluya

una ensalada, brócoli,

arroz integral y sandía

de postre aporta unos

tres vasos de agua.

Por otro lado, también

hay demasiada gente

que lleva una dieta

“seca” con una gran

cantidad de alimentos

procesados: comer

una hamburguesa con

queso y una bolsa de

patatas fritas contiene

menos de medio

vaso de líquido.

La temperatura del agua no tiene importancia en

realidad. En cuanto a la hidratación, no importa

si los líquidos están calientes, templados o fríos.

Todos nos hidratan por igual, aunque la temperatura

afecta al ritmo al que los consumimos. Algunas

personas piensan que el agua bien fría ayuda a

perder peso; la idea es que quemaremos calorías

para poner el líquido a la temperatura corporal. Esto

es teóricamente posible, pero la cantidad de calorías

que usaríamos es casi insignificante. Además, por

un momento te queda “el celebro congelado”.

¿SABÍAS QUE…?

Los estudios han demostrado que tan solo un 1% de

deshidratación puede causar grandes cambios en

la temperatura corporal y un 2% de deshidratación

reduce significativamente el rendimiento.**

** Diario de la AESA 2011;9(4):2075

8 TODAY